Perplejidades y chantajes

20 04 2013

rouco-varela-supleLa virulencia con que han sido acogidas unas manifestaciones recientes del cardenal Rouco, en las que solicitaba un cambio en la legislación del aborto, nos provocan varias perplejidades. Sorprende, en primer lugar, que tales manifestaciones hayan sido calificadas de «chantaje». Para hablar propiamente de chantaje debe existir algún tipo de extorsión o amenaza, realizada con el fin de obligar a alguien a obrar en determinado sentido. Pero en las palabras de Rouco no advertimos asomo alguno de chantaje. Un demócrata de toda la vida diría que Rouco se limitó a «ejercer su libertad de expresión»; y una persona mínimamente versada en los principios de la doctrina católica reconocería que Rouco no ha hecho sino cumplir con sus obligaciones como obispo. Aquí nos tropezamos con una paradoja que provoca nuestro estupor: cualquier persona en España puede reclamar que las leyes se cambien… menos los obispos. Pueden hacerlo, desde luego, los políticos en la oposición, pueden hacerlo los líderes sindicales, los representantes de la patronal, pueden hacerlo los damnificados por las hipotecas o por las preferentes, pueden hacerlo los intelectuales orgánicos, los inorgánicos y los mediopensionistas; y, según quienes lo hagan, pueden hacerlo incluso mediando amenaza o extorsión (ahí tenemos el ejemplo de los celebérrimos «escraches»). ¡Pero los obispos no pueden! Donde vuelve a demostrarse que la llamada «libertad de expresión» no es sino la coartada que ampara la emisión de las opiniones más variopintas, siempre que no discutan el discurso oficial establecido. O, como más expeditivamente la definía Castellani, «el chillar de los ineptos para acallar al sabio».

Más estupefaciente todavía resulta el empeño socialista por identificar las peticiones de Rouco con la sedicente reforma de la ley del Aborto mil veces anunciada por los miembros del Gobierno (y misteriosamente jamás ejecutada, pese a que disfrutan de mayoría absoluta en el parlamento). Imaginamos que con estas marrullerías los socialistas pretenden exacerbar ciertos odios atávicos entre sus militantes más obtusos. Pero, sinceramente, considero que obtendrían réditos mucho más suculentos si se dedicaran a señalar que la reforma de la ley del Aborto mil veces anunciada (y misteriosamente jamás ejecutada) por el Gobierno no coincide en modo alguno con la doctrina católica. De este modo tal vez lograrían que muchos católicos se desengañasen, concluyendo que no existen demasiadas diferencias entre el aborto de izquierdas que orgullosamente postulan los socialistas y el aborto de derechas que vergonzantemente postulan sus adversarios; y de ese desengaño tal vez naciese la desafección de los católicos hacia el actual Gobierno. En cambio, presentando absurdamente la reforma como un allanamiento ante las peticiones de los obispos, ¿qué beneficio obtienen? A nadie que no tenga obturadas las meninges por la propaganda se le escapa que la reforma anunciada por el Gobierno en nada se amolda a la doctrina católica sobre el aborto. Pero tal vez esta identificación absurda pretenda, precisamente, sugestionar a quienes tienen las meninges obturadas por la propaganda; y exacerbar odios, por supuesto.

Todavía la reacción socialista ante la petición de Rouco nos provoca una tercera perplejidad. Después de calificarla de «chantaje», los socialistas amenazan con denunciar los acuerdos del Estado español con la Santa Sede si el Gobierno modifica la actual legislación del aborto. Y esto sí que es una amenaza, realizada con el fin de obligar a alguien a obrar en determinado sentido. ¡Un chantaje en toda regla!

Autor: Juan Manuel de Prada

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: