Genocidio

27 10 2009

27-10-2009 GENOCIDIO
Artículo de opinión |
 Periódicamente asistimos, por lo que a mí respecta, perplejo, a la remembranza parcial del genocidio; en particular al genocidio en el siglo XX, y muy concretamente al llevado a cabo por el régimen nacionalsocialista alemán, y más exactamente el aplicado a los judíos. Personalmente me parece más que correcto criticar y combatir, si es preciso con las armas, semejante actividad, pero sigue dejándome perplejo el mentado recuerdo, porque no es sino un sesgo de la verdad. Parece más que cierto que la actividad desarrollada por el nacionalsocialismo sobre los presos puede ser calificada como genocidio; no es menos cierto que no se ciñó exclusivamente a ese aspecto; también hubo otros genocidios, como por ejemplo el aborto institucionalizado. Sólo se habla del genocidio de seis millones de personas, con lo que se comete una gigantesca injusticia histórica sobre el resto de las víctimas. Pero sólo se vierten diatribas sobre un tipo de genocidio y no sobre otros. Tampoco se vierte ninguna tinta sobre el genocidio llevado a cabo por los vencedores de la Segunda Guerra Mundial. Sólo en la Unión Soviética el redondo número de seis millones fue ampliamente superado por los comunistas… Y no queda ahí la cosa, porque a lo largo del mundo, según cifras estimativas, el genocidio llevado a cabo por el comunismo a lo largo del siglo XX no baja de los trescientos millones de personas… Pero podemos concretar aún más; en España, durante el anterior periodo democrático, y amparado por el mismo estado, los socialistas, los comunistas, los nacionalistas… asesinaron a un número indeterminado de personas, cuyo número cuenta con más de cinco cifras. Todo, en definitiva, de acuerdo con lo marcado, no sólo por los nazis, sino por los soviéticos, los norteamericanos y los británicos, quienes tuvieron a bien, en 1945, es de suponer que con el único objetivo de no dar argumentos a sus condenados, estimar poco oportuno que en Australia se continuase considerando a los aborígenes piezas de caza, mientras mantenían discriminados a quienes no eran WASP. Lo que resulta curioso es que cuando se citan estos asuntos, los herederos de los culpables dicen que no hay que hablar de ello, que eso son cosas pasadas… Pero lo que en cualquier caso abre las carnes de cualquier preocupado por la vida es que hoy, aquí y ahora, se sigue con el genocidio, dándole carácter de derecho humano: el aborto, por cuyo medio, sólo en España se ha asesinado democráticamente a más de un millón de personas desde que fue legalizado el asesinato intrauterino… Y la eutanasia viene en camino… Sí, ciertamente hay que combatir el genocidio, que es el peor de los terrorismos, y hay que combatirlo con todas, insisto, con todas las armas que puedan caer en nuestras manos, y sin distinguir al genocida por amor y por evitar el mal mayor del genocida por odio. Todos son genocidas.

Cesáreo Jarabo Jordán
http://www.pensamientohispanico.com

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: